top of page
  • Foto del escritor Dra. María del Rocío Carro Hernández

La Inteligencia Artificial hace su propio proyecto de ley

Actualizado: 3 jul 2023


El pasado 30 de mayo sucedió algo sin precedentes en la Asamblea Legislativa, pues se presentó un proyecto de ley sobre inteligencia artificial. Nos referimos al proyecto de ley No. 23.771 denominado “Ley de Regulación de la Inteligencia Artificial en Costa Rica”.


Como lo dice su nombre, el propósito del proyecto es regular el uso de la inteligencia artificial (AI) en el país pero, lo particular es que este proyecto fue redactado por medio de la inteligencia artificial llamada Chat GPT-4 desarrollada por la empresa OpenAI, por lo que, la inteligencia artificial redactó las disposiciones con base en las cuales se pretende regular y regir su funcionamiento.


Es importante conocer que el Chat GPT es una tecnología de la inteligencia artificial que, en palabras sencillas es un robot que inicia y termina procesos a partir de una orden o “prompt” dando una respuesta coherente que procura imitar a un ser humano.


Este proceso tiene como fundamento el diseño elaborado por un profesional en informática quien no solo lo crea, sino que lo entrena con la información que ingresa al sistema GPT; posteriormente el sistema va almacenando la información que le dan los usuarios, así como información de otras fuentes de datos. Aquí lo importante de enfatizar es que, aunque el Chat GPT es una inteligencia artificial bastante desarrollada y capaz de dar respuestas coherentes, lo hace con base en la información de contexto y la instrucción que se le ha dado.


En este proceso es también fundamental el “prompt” u orden pues es este precisamente el que va a permitir generar la respuesta final a la inteligencia artificial, por este motivo, es importante que el “prompt” sea específico, riguroso y claro para obtener las respuestas más precisas.


Así, en el caso que analizamos, el prompt ingresado para generar el proyecto de ley fue el siguiente:


“Piensa como abogado y asesor legislativo, utiliza vocabulario técnico y genera una propuesta de ley para regular la inteligencia artificial, teniendo en cuenta la Constitución política de 1949 de Costa Rica, pregunta cualquier cosa donde tenga duda.”

Observamos que se le pidió que pensara como “abogado y asesor legislativo”, pues de esta forma se esperaba un pensamiento con perspectiva y vocabulario legal. Muy diferente hubiera sido la respuesta si se le hubiera solicitado en el promt que pensara como informático.


Se le pidió también tuviera en cuenta la Constitución Política, con lo cual se estableció ese como el marco jurídico y las disposiciones a respetar. En este sentido, por ejemplo, se hubieran podido agregar en el comando la utilización de otras disposiciones nacionales e internacionales relacionadas con el respeto a los derechos humanos y la no discriminación, con lo cual el resultado hubiera sido un poco diferente.


Debido a que es necesario alimentar al Chat de información para que genere una respuesta y hay que darle un “prompt” u orden con características puntuales esto nos lleva a concluir que, los valores, creencias, formación y orientación ideológica de quienes diseñan y cargan los datos del chat, así como la de aquellos que dan la orden a la inteligencia artificial, tienen una importancia trascendental porque son ellos precisamente los que van a influir en la respuesta que el Chat GPT dé. Así por ejemplo, si el mando lo da hace una persona liberal y en ese mando se incluyen connotaciones liberales, la respuesta tendrá esas connotaciones, caso contrario, si el comando lo da una persona socialista, la respuesta del Chat GPT estará influenciada por ese criterio, a menos que, en ambos casos, se establezcan parámetros objetivos para dar la orden a la inteligencia artificial.


Sin embargo, aunque esto parezca peligroso o sesgado, eso es lo que sucede siempre en todos los aspectos de nuestra sociedad en la que cada individuo tiene características muy personales originadas en su formación, educación y creencias y esas características influencian su entorno y esto es así también en la promulgación de las leyes en las que, las personas legisladoras elaboran, presentan y tramitan proyectos en los que de alguna forma se observan sus creencias y pensamiento pues es imposible separase de ellos cuando se está legislando.


Este proyecto de ley desde su presentación ha generado gran controversia y críticas de diversos sectores del país, por ejemplo, se ha criticado que los legisladores no estén cumpliendo sus labores y que es deseable que los redactores del proyecto sean los propios diputados y no una inteligencia artificial, que la inteligencia artificial es una tecnología en apenas desarrollo para que por sí misma regule lo que es un tema muy técnico, se ha indicado que una herramienta que puede producir errores o información sesgada o falsa y que se debió haber pedido colaboración al Ministerio de Ciencia y Tecnología (MICIT).


Sin estar necesariamente a favor o en contra de las observaciones hechas, las cuales deben atenderse y estudiarse responsablemente, considero que en la sociedad siempre hay cambios de todo tipo y así ha sido en toda la historia de la humanidad. Hace apenas unos años no existían computadoras y los trabajos se hacían en una máquina de escribir, hace unos años no existían teléfonos celulares y solo había teléfonos fijos que, inicialmente eran por medio de operadora y luego evolucionaron. Los avances tecnológicos están revolucionando la sociedad y son imparables. Por este motivo suena coherente y lógico el establecer una legislación que regule el uso de la inteligencia artificial y sus alcances pues puede llegar a ser un excelente instrumento de trabajo si se cuenta con un marco normativo adecuado. Eso sí, es también conveniente que se revise con detenimiento el proyecto de ley hecho por el chat y se consulte a diversos sectores incluyendo a especialistas en la materia, con la finalidad de emitir una regulación actual y compatible con nuestro ordenamiento jurídico.

 

Si desea ponerse en contacto con nosotros puede hacerlo al correo: informacion@bufetecarro.com o al teléfono: 2290-8571.


11 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page